Cine argentino: MEDIANERAS

Por Lilian Soledad Pérez -

Una voz en off que critica la abrupta urbanización de Buenos Aires, sin el más mínimo interés en diseñar viviendas para el bienestar de su ciudadanía, nos invita a ensimismarnos en Medianeras. Luego nos damos cuenta que sus mismos personajes son quienes nos van relatando lo difícil que es vivir en una sociedad deshumanizada y, más aún, conocer a una persona en un mundo que gira en torno a la virtualidad.

Entre las situaciones bochornosas, los encuentros y desencuentros y las desilusiones de no concretar una nueva relación amorosa, están Mariana y Martín. Ambos protagonistas sufren de una soledad impuesta, tienen extrañas manías y  fobias, luchan contra sus miedos y viven en un departamento en el centro de la capital.

Por un lado está Mariana, una arquitecta que está frustrada porque trabaja decorando aparadores de tiendas y que, además, está rearmando su vida luego de terminar con su pareja. El papel lo interpreta Pilar López de Ayala, una actriz española que captó el acento bonaerense virtuosamente y le otorga ese toqué de espontaneidad a la cinta.

Y en el otro extremo está Martín, un diseñador web que trabaja encerrado en su hogar producto de su antipatía social. Así encuentra en el Internet un refugio para su estado de hipocondríaco compulsivo y, de esa manera, sobrevive al abandono de su ex novia. Javier Drolas caracterizó a un joven que es capaz de transmitir empatía y, por eso mismo, el público puede identificarse fácilmente con él.

Medianeras nació de un corto realizado en el 2004 por el cineasta Gustavo Taretto, un argentino que obtuvo 40 premios internacionales por la creación de ese mini relato y que ahora lo presenta como su primer largometraje. Con su nueva apuesta construyó una historia que mezcla la comedia romántica y con el género documentalista.

Este film no sólo nos sorprende con su extraña interpretación del comportamiento de los habitantes de Buenos Aires, desde una perspectiva de la construcción, sino que refleja el individualismo, los conflictos sicológicos y el caos de una ciudad que sigue creciendo antiestéticamente. También aporta una buena fotografía y hace referencia a varios iconos humorísticamente, tal como el personaje británico de la serie de libros de “Dónde está Wally”.

Posted by on Feb 23 2013. Filed under Arte & cultura, Featured. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed

Photo Gallery

Grow your business. Try RingCentral00 ad code [Inner pages]
Log in | Powered by EzyMedia™