José María Larrondo: Un Nadador en su Propia Tormenta

Por Lilian Soledad Pérez –

Una alegoría al fuego, algunos fragmentos de su cuerpo,  el enredo de  serpientes multicolores, la deseada corona, la abundancia de una vaca, la templanza de unas cortinas o el escalofrío de una tumba. Así, José María Larrondo invita al espectador a hacerse partícipe de todo aquello que atormenta al ser humano, desde los deseos, ilusiones, recuerdos, hasta las tristezas, fracasos y avaricias.
El pintor español, de Villafranca de los Barros, entrega una perspectiva perfecta del mundo contemporáneo y un juego de imágenes que envuelve al público desde el principio. La exposición “Nadador en la tormenta” refleja toda su carrera artística, desde que se inició con un grupo de artistas sevillanos en 1985, hasta la actualidad.

La simpleza de los trazos, en sus 22 obras en aguatinta y papel sepia, se encarga de colocar al observador frente a un espejo, en medio de su propia conciencia. A través de las siluetas plasmó su mano derecha en torno a un cavernario, la flexibilidad de unas palmeras que permiten construir un arco y el temor de verse encerrado en una bola de nieve, en un túnel sin salida.

Diferentes significados e interpretaciones, las contradicciones propias de todo ser humano, engloban su arte. Cada persona puede desenredar su madeja de lana, dependiendo de las sensaciones y visión de la realidad. Eso es lo que busca José María Larrondo, ensimismar al espectador dentro de sus cuadros.

Un corazón de hielo, la joya que desapareció, la oscuridad de un espacio, un globo que se va al cielo y una lámpara de un genio son algunas imágenes que encarnó en sus 28 obras de óleo sobre lienzo.

El predominio de fondos oscuros, colores superpuestos o la utilización de pinceles finos y brochas, resaltan los infinitos conceptos de su plástica, un arte renovado, pero que no se compara con el expresionismo, más bien con una figurativa postmoderna.

Los colores fuertes, rojos, calipsos y verdes intensos, hacen contraste con los tonos pasteles, esa mezcla de matices marcan la viveza de una seguridad innata de sus pinceladas. Es un buen dibujante, pero a la vez se da la oportunidad de utilizar técnicas como las plantillas y el aerógrafo, donde demuestra que es un conocedor de su oficio.

Larrondo admira el estilo de Diego de Velásquez, Giotto y Marcel Duchamp. Pero él mismo ha buscado su propio camino: aportar el máximo de herramientas, para que el espectador pase de la confusión al desafío por comprender su propia vida y así nadar contra lo que le atormenta.

Para mayor información sobre el artista puede visitar su web: www.jmlarrondo.com

Posted by on Feb 3 2011. Filed under Arte & cultura, Featured. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed

Photo Gallery

Grow your business. Try RingCentral00 ad code [Inner pages]
Log in | Powered by EzyMedia™