Cibernauta asesinado en México

Es el cuarto asesinato en Nuevo Laredo desde septiembre, donde los ciudadanos son asesinados por denunciar a los carteles de drogas en la redes sociales

Un hombre que presuntamente denunciaba a los carteles en las redes sociales fue hallado decapitado en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, en el norteño estado mexicano de Tamaulipas, más de un mes después del asesinato de una periodista por las mismas razones.

El cadáver del hombre, encontrado en las primeras horas del miércoles 9 de noviembre, tenía señales de haber sido torturado. Estaba acompañado de un mensaje que se refería a la víctima como “El Rascatripas”, el nombre de usuario con el que supuestamente moderaba el sitio web Nuevo Laredo en Vivo (http://www.nuevolaredoenvivo.es.tl).

Nuevo Laredo en Vivo es utilizado por los habitantes de la localidad para denunciar crímenes del narcotráfico, alertar sobre riesgos que puedan enfrentar los ciudadanos en barrios de la ciudad o en carreteras y recomendaciones de cuidados que deben tener para no ser asaltados por el violento grupo de los Zetas.

Un mensaje en el chat de la página web señalaba que “lo de la persona fallecida a manos del crimen organizado, es cierto sí falleció pero no podemos afirmar ni comprobar si es la persona que dicen”, al tiempo que pidió a los participantes a no divulgar datos personales. “Aquí todos somos anónimos”, dijo alguien con el apodo Danlaredo, “la única manera de saber de nosotros es que nosotros mismos divulguemos”.

Se trata del cuarto asesinato en Nuevo Laredo desde septiembre, donde los ciudadanos han sido asesinados por denunciar a los carteles de drogas en la redes sociales.

El cuerpo decapitado de la periodista María Elizabeth Macías fue encontrado por la policía de México, el sábado 24 de septiembre de 2011.

Según informó la fiscalía estatal, María Elizabeth Macías Castro de 39 años, quien era la jefa de información del periódico Primera Hora, había desaparecido un día antes de que fuera encontrado su cuerpo mutilado y semidesnudo, en el monumento a Cristóbal Colón, ubicado en la colonia Madero.

Los asesinos dejaron junto a su cuerpo dos teclados de computadora y un reproductor de discos compactos, un mensaje que fue interpretado como una represalia por su trabajo como periodista, haciendo denuncias a través de investigaciones y de las redes sociales.

VOA

Posted by on Nov 10 2011. Filed under Featured, Latinoamérica. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed

Photo Gallery

Grow your business. Try RingCentral00 ad code [Inner pages]
Log in | Powered by EzyMedia™